La importancia de la revisión ginecológica

La revisión ginecológica es un control de salud del aparato genital de la mujer. No debemos acudir sólo al ginecólogo cuando estamos embarazadas o cuando tenemos algún problema o molestia. Es recomendable acudir periódicamente para asegurarnos de que todo está bien, ya que hay muchas alteraciones que no dan síntomas o cuando esos síntomas aparecen, significa que la enfermedad está más avanzada, lo que aumenta su gravedad y complica el tratamiento.

 ¿En qué consiste la revisión ginecológica?
Consta de dos procedimientos, uno de ellos es la inspección visual por parte del ginecólogo de la vulva, vagina y cuello del útero o matriz con la ayuda de un espéculo vaginal, seguido de la práctica de una citología cervical.

La citología consiste en la toma de dos muestras de células del cuello del útero, también llamado cervix. Dichas muestras tomadas con una pequeña espátula por fuera del cuello y un cepillito por dentro del cuello se extienden en un cristal y tras su fijación se envía a un laboratorio de Anatomía Patológica donde lo analizarán bajo el microscopio y en unos días nos darán el resultado. Una citología negativa significa que es normal, ya que no hay células malignas.

 

Sin-título-1

El segundo procedimiento de la revisión ginecológica es la realización por parte del ginecólogo de una ecografía. Con la sonda abdominal o vaginal y a través de los ultrasonidos se crean imágenes en una pantalla de los órganos internos del cuerpo. En nuestro caso la ecografía nos informa del estado de nuestro aparato genital interno, es decir del resto del útero y los ovarios. Nos sirve para diagnosticar alteraciones del útero, como son los miomas o pólipos y también de los ovarios, como los quistes o tumores. Y una vez diagnosticados, en las sucesivas revisiones podemos medirlos y ver su evolución, observando si se mantienen igual o van creciendo o desapareciendo.

Si tenemos colocado un DIU con la ecografía también podemos ver si está colocado en posición correcta y comprobar que no ha descendido ni se ha expulsado.

Habitualmente, el ginecologo completa la revisión realizando un tacto bimanual, que consiste en explorar los genitales internos colocando dos dedos en el fondo vaginal y la otra mano en el bajo vientre. Esta práctica sirve para comprobar el tamaño y la movilidad del útero y los ovarios.

Por último, como parte de la revisión, se realiza además una exploración mamaria para detectar posibles bultos o nódulos.

Dependiendo de la exploración, nuestra edad y antecedentes, el ginecólogo recomendará una ecografía o mamografía.

¡La revisión ginecológica previene el cáncer!
La importancia de la citología radica en que con su práctica habitual podemos prevenir el cáncer de cuello de útero.

Este tipo de cáncer tiene afortunadamente una progresión muy lenta, con muchos años de evolución hasta convertirse en un cáncer invasivo, y las lesiones precursoras se descubren precisamente en las citologías. Por eso son tan importantes, ya que cuanto antes se descubra, antes se podrá comenzar con el tratamiento correspondiente y habrá más posibilidades de superarlo con éxito.

Cuando se da el caso de una citología alterada nos harán más pruebas y un seguimiento más estrecho en una Unidad específica para prevenir el cáncer y actuar a tiempo. Los causantes de las alteraciones citológicas son los Virus del Papiloma Humano (VPH), que se adquieren por transmisión sexual, por lo que el test de VPH estará entre las pruebas necesarias.

Además la ecografía nos ayuda a diagnosticar los tumores de útero y el cáncer de ovario en sus fases iniciales, antes de que empiecen a dar síntomas. Una vez más, cuanto más precoz sea el diagnóstico mejores serán los resultados de los tratamientos y mayores las posibilidades de curación.

¿Cuándo debo empezar a hacerme revisiones ginecológicas?

Desde que empezamos a ser sexualmente activas o a partir de los 25 años es recomendable hacernos revisiones ginecológicas periódicas.

¿Con qué periodicidad debo hacerme las  revisiones ginecológicas?
Si no tenemos ningún síntoma ni motivo adicional de consulta, una revisión anual resulta ser una práctica habitual y suficiente.

¿La revisión es dolorosa?
Algún momento de la revisión puede resultar molesto y quizás un poco desagradable, pero nunca provocar dolor. El ginecólogo siempre hará todo lo que está en su mano por minimizar esas molestias y que nos sintamos lo más cómoda y relajada posible; a mayor relajación, menores molestias.

¿En qué otras situaciones debo consultar al ginecólogo?
– Si tras dos años desde la menarquia, que es la primera menstruación, seguimos con la regla irregular también debemos consultar al ginecólogo.

– Siempre que tengamos alguna molestia en la vulva o vagina, alteraciones en el flujo, aparición de bultos vulvares o mamarios, dolor en el bajo vientre, dolor en las relaciones sexuales, alteración del ciclo menstrual o sangrados vaginales después de la menopausia debemos consultar al ginecólogo.

– Antes de buscar embarazo se recomienda una consulta preconcepcional para asegurarnos de la normalidad de nuestro aparato genital y recibir consejos sobre nuestros hábitos y tratamientos recomendados en esta etapa.

– Durante el embarazo siempre que tengamos dudas o queramos ver y asegurar el correcto crecimiento del bebé podemos consultar a nuestro ginecólogo.

– Para la planificación familiar el ginecólogo nos puede informar de los distintos métodos que están a nuestro alcance, recetarnos anticonceptivos, y colocarnos, revisarnos o quitarnos un DIU.

Conclusiones
– La revisión ginecológica ayuda a detectar y prevenir el cáncer y otros trastornos importantes.

– No duele, sólo es ligeramente molesta en algún momento breve de la revsión.

– Se recomienda hacerla una vez al año, para mujeres de todas las edades, independientemente de que estén o no embarazadas, tengan alguna molestia…etc.

No hay excusas, os animo a quitaros los miedos y pudores y concertar una cita con vuestro ginecólogo!!

3 comentarios
  1. Alejandra
    Alejandra Dice:

    Me ha parecido un artículo muy interesante que nos ayuda a las mujeres a entender el porqué de la conveniencia de las revisiones ginecológicas. Además he acudido a una revisión con la Dra. Hoffner, y es de agradecer el trato humano y tan profesional que ofrece.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *