Colorear Mandalas en Clínica Hoffner

El MANDALA es un dibujo mágico y sagrado que nos lleva a meditar sobre todos los aspectos de nuestra vida. En Clínica Hoffner buscamos la relajación y el bienestar para nuestros pacientes. Por eso te invitamos a apartarte un momento del teléfono móvil y sumergirte en el fascinante y creativo mundo de colorear MANDALAS. Descubre los beneficios que aporta a tu estado físico y emocional. En nuestra sala de espera y con música relajante de fondo puedes colorear el MANDALA que te proporcionamos si lo deseas, puedes conocer esta técnica de relajación y aficionarte a ella. Nosotras ya nos hemos aficionado….¿Quieres saber más?

Pintar MANDALAS es una de las múltiples técnicas de relajación orientales. No requiere conocer una disciplina expresa ya que cada quien colorea según sus gustos estéticos e imaginativos. Al ser una expresión del alma, armoniza nuestro mundo interior con el exterior. Al despertar los sentidos, estimula la creatividad, a la vez que nos relaja y entretiene. Es un centro de energía que nos balancea, armoniza y purifica.

Los MANDALAS nos ayudan a conocernos a nosotros mismos, conectándonos con nuestro niño interior, al activar nuestra grandeza, poder y sabiduría. Pueden trabajarse de dos formas: creándolo o coloreando uno que ya esté construido. Descubre tú mismo la magia de estos dibujos dispuestos para personas de cualquier edad.

¿Para qué pintarlos?

Los MANDALAS ayudan a meditar de forma activa.

Es una actividad relajante que ayuda a recuperar la calma interna y la tranquilidad.

Desarrollan la paciencia.

Despiertan los sentidos y la intuición.

Ayudan a la coordinación, la expresión y el desarrollo mental.

Potencian la concentración y el autocontrol.

Es una buena actividad para cualquiera que necesite un poco de calma, para quien quiera pasar un rato consigo mismo y divertirse creando.

Es recomendable para niños pequeños, ya que ayuda a coordinar y conoce la vista, la mano y los colores.

También es útil para personas mayores.

Ayudan a mantener activa su mente y su concentración.

Pintar MANDALAS es una actividad que no requiere mucho esfuerzo ni conocimientos especiales, de la que se puede obtener grandes resultados, por esto es ideal para cualquier tipo de persona.

¿Qué son los MANDALAS?

Los MANDALAS son representaciones del cosmos, con una utilidad espiritual o ritual. Son la forma en que el budismo y el hinduismo dibujan el universo. La palabra “mandala” –o “mándala”, pues la RAE acepta ambas acentuaciones-, es de origen sánscrito y significa “círculo”, “disco” u “óvalo”.

Pintar mandalas en Clínica Hoffner

¿Cómo pintarlos?

El primer paso es buscar un sitio tranquilo donde poder relajarse. Se puede poner música de fondo o dejar el ambiente en silencio. Es importante sentarse de forma cómoda, así como tener todo lo necesario a la mano, para poder concentrarse en el MANDALA una vez empiece el trabajo.

La imagen escogida será aquella que inspire algo en ese mismo momento, al igual que los materiales para pintar, pueden ser lápices, acuarelas o rotuladores, según como te sientas ese día y qué te apetezca realmente pintar.

También es recomendable respirar de una forma profunda, rítmica y controlada para ayudar a alcanzar la relajación cuando se empiece a trabajar. Cuando ya está todo listo para empezar, es el momento de plantearse de qué forma se debe pintar. Hay dos técnicas principales:

La primera es pintar el MANDALA desde afuera hacia dentro significa que la persona quiere “buscar su centro”, contactarse con la esencia de su subconsciente.

La segunda consiste en pintar el MANDALA desde adentro hacia fuera, indica un ánimo de exteriorizar las emociones, de sacar lo que se lleva dentro. Una vez se empiece a pintar según el método elegido, hay que dejar que sea la intuición la que guíe el trabajo. Por ejemplo, el estado de ánimo indicará los colores a utilizar.

Es importante liberar la mente, disfrutar del trabajo y concentrarse en el MANDALA. Lo que se busca llegará solo poco a poco: la tranquilidad, la relajación y la meditación. No hay que ser perfeccionista al pintar. Lo principal es trabajar según lo dicte el ánimo y la intuición. Es fundamental disfrutar mientras se pinta. Al acabar, es recomendable dedicar unos minutos a contemplar el trabajo, dejar “que el MANADALA te hable”, como aseguran quienes están acostumbrados a realizar esta actividad. Es lo que termina de dar sentido a lo que se acaba de hacer, que, en definitiva, es encontrarse y pasar un rato con uno mismo.

Tres años de colaboración gine-derma

Tres años cumplíamos en ésta imagen que hoy compartimos con vosotros, y así de juntas continuamos estando, disfrutando y luchando día a día para ofrecer lo mejor de nosotras en Clínica Hoffner.

Tres años de alegría, de ilusiones, de esfuerzo y de trabajo.

Tres años de satisfacciones, de proyectos y de sueños cumplidos.

Tres años ofreciendo el trato tan cercano, humano y de calidad que nos caracteriza, de la mano de la más alta tecnología y todos los avances en nuestras especialidades.

Tres años descubriendo que la Ginecología y la Dermatología tienen mucho en común y mucho que ofrecer en conjunto, ya que formamos un equipo interdisciplinar único que te sorprenderá, ¿quieres saber cómo?

«Mariana (la dermatóloga) , asómate a mi consulta un momento por favor, quiero que conozcas a María….¿a ver que te parecen éstos moluscos en la vulva? ¿cuál  crees que sería el mejor tratamiento para ella? ¿le hacemos un curetaje?» pregunta Karolina (la ginecóloga) desde la consulta de al lado .

«Karolina (la ginecóloga), asómate un momento por favor,… mira ella es Inés, que viene con sus papás, tiene 5 añitos y tiene vulvovaginitis recurrentes…..te parece si le hacemos un cultivo y le pautamos éste tratamiento?» le dice Mariana (la dermatóloga) a su hermana desde su consulta.

«Mariana, ya tengo preparada a Carmen en el sillón ginecológico con su crema anestésica puesta, para aplicarle el tratamiento de ácido hialurónico vaginal para mejorar la atrofia y sequedad vaginal , si te parece lo hacemos juntas, así nos ayudamos y es más fácil y cómodo para la paciente….» dice Karolina.

«Karolina, mira te presento a María Luisa, me ha consultado por su acné crónico y creo que es muy importante que le hagas una revisión ginecológica completa para descartar Síndrome de Ovario Poliquístico….» le dice Mariana a Karolina y la paciente se va encantada pasando también por consulta de Ginecología después de salir de la de Dermatología.

«Mariana, mira quien ha venido a mi consulta, Encarni….. le estoy siguiendo el embarazo y hoy viene a hacerse la ECO 3D-5D, pero mira la erupción que le ha salido en la barriga, está muy molesta con muchos picores, ¿te importaría echarle un vistazo?…..dice Karolina.» Por supuesto, la veo encantada ahora mismo, además fue mi paciente primero, ya que le traté su melasma hace dos años y está guapísima por cierto, ya retomaremos sus peelings despigmentantes cuando pase el embarazo.»…. le responde Mariana a su hermana con un guiño de ojo….

«Doctoras….ellos son Carlos y Rosa, consultan por sospecha de una Infección de Transmisión Sexual…..Carlos pasará a la consulta de Dermatología y Rosa pasará la consulta de Ginecología….» nos dice muy discretamente María José, nuestra auxiliar.

…..así transcurren las divertidas tardes en Clínica Hoffner, dos hermanas gemelas, ginecóloga y dermatóloga  que aman su trabajo, pasando de una consulta a otra, cruzando miradas y sonrisas por los pasillos, colaborando estrechamente, con esa complicidad que caracteriza su buena e íntima relación. En este caso el trabajo interdisciplinar entre dos especialidades distintas siempre se vuelca en beneficio de nuestros pacientes, para poder ayudarles a resolver sus problemas, para poder atenderles con más profesionalidad y comodidad y desde el punto de vista de dos especialidades en los casos que así lo requieren.

¡Son muchas las ventajas de poder trabajar de esta manera y nos encanta! Y Clínica Hoffner nos ha dado la magnífica oportunidad de descubrir lo divertido y positivo que resulta pasar consulta las dos a la vez. La foto que hoy compartimos con vosotros pertenece a nuestro álbum familiar, pero hemos querido compartirla precisamente porque es un fiel reflejo de nuestra relación humana y profesional en la actualidad.  Así seguimos hoy, abrazadas en un sueño común y mirando para delante siempre. Fuimos un sólo ser que a los pocos días desde la concepción Dios decidió convertir en dos personas distintas, pero unidas en alma, corazón, sentimientos y hasta unidas en la vocación de servir a los demás en la medicina.

El hecho de poder explorar correctamente a una paciente de Dermatología que consulta por alguna enfermedad de la piel en la vulva en un sillón ginecológico es mucho mejor y más cómodo para la paciente y para la dermatóloga. Poder realizar una labioplastia o quitar un pequeño pólipo en el labio mayor con cirugía LASER CO2 en la sala quirúrgica y  en un sillón ginecológico y realizar la cirugía por ambas especialistas colaborando conjuntamente es un verdadero lujo para nosotras y para la paciente. Las pacientes adultas que presentan un acné crónico hormonodependiente en muchas ocasiones, aparte de su tratamiento tópico dermatológico, se pueden beneficiar de un correcto tratamiento con anticonceptivos antiandrogénicos, prescritos por la ginecóloga, tras su revisión ginecológica, que se puede realizar en la misma tarde si así lo desea. Poder realizar juntas un tratamiento de rejuvenecimiento vaginal con ácido hialurónico (Desirial) en la sala quirúrgica, con la paciente colocada en el sillón ginecológico, e iluminada con la lámpara quirúrgica de techo resulta comodísimo. Las embarazadas en seguimiento por ginecología pueden presentar enfermedades de la piel y sobre la marcha las atiende la dermatóloga. Poder atender a la vez a una pareja que acude a nuestra clínica en la Unidad Conjunta de Infecciones de Transmisión Sexual (el varón con la dermatóloga y la mujer con la ginecóloga) resulta también muy cómodo para los pacientes.

Así que aquí compartimos con vosotros una más de las múltiples ventajas de acudir a Clínica Hoffner, nuestra forma de trabajar conjuntamente, siempre colaborando y consensuando los tratamientos cuando es necesario, todo por vosotros, nuestros pacientes, que sois el motor de nuestro apasionante trabajo. Disfrutamos pudiendo ofrecer lo mejor de nosotras mismas, así que no lo dudéis más y poneros en nuestras manos. Muchísimas gracias por estos tres años de confianza y esperamos poder atenderos pronto en Clínica Hoffner.